Conferencia de la Academia Nacional del FBI

Palabras de la Embajadora Jean Manes en la Conferencia de la Academia Nacional del FBI

6 de mayo de 2019

Estamos aquí hoy para explorar el futuro de la investigación criminal para la región latinoamericana y para encontrar nuevos caminos para alcanzar esta meta. Conferencias como estas son parte de la construcción de esta nueva visión y para el gobierno de los Estados Unidos es un placer poder apoyarlos en su noble misión de proteger a todos los ciudadanos de este país. Creemos que el futuro de la seguridad en una fuerza policíaca altamente capacitada que utilice la tecnología y la ciencia como su base para construir casos sólidos, y esto es cierto para cualquier país en el mundo.

Reconocemos que El Salvador ya ha tenido muchos logros en mejorar la seguridad. La tasa de homicidios se ha reducido en un 52% de 2015 a 2018, una tendencia que ha continuado este año, a pesar de la reciente subida. Además, cada categoría de crimen violento ha experimentado una reducción en el mismo período, y quiero reconocer el trabajo y la dedicación de la Policía Nacional Civil, de los fiscales, y de muchos otros que han contribuido a este esfuerzo.  Al mismo tiempo, unimos nuestras voces a las que expresan su lamento y condena a los recientes homicidios de policías y militares. Los reconocemos como héroes que trabajan día tras día tratando de garantizar la seguridad de las comunidades salvadoreñas.

Sabemos que todavía hay mucho trabajo por hacer para que los salvadoreños se sientan verdaderamente seguros, y esto incluye el desarrollo de nuevas capacidades para resolver casos y terminar con la impunidad. Estas son metas que todos nuestros países comparten.

El plan de estudios de esta conferencia refleja la realidad actual y la necesidad de incorporar la ciencia y tecnología forenses en el proceso de investigación y el papel crucial que juega la evidencia forense.

Uno de los casos que analizarán con mayor profundidad durante este curso es la masacre de 11 trabajadores públicos que se cometió en 2016. Durante el curso de esta investigación, el laboratorio de investigación del delito de la PNC vinculó de manera forense cuatro escenas de crimen separadas mediante la combinación de pruebas balísticas tradicionales, imágenes en 3D de balas y casquillos recuperados de las escenas del crimen y el uso de una base de datos forense conocida como IBIS o “Sistema Integrado de Identificación Balística”

Además, se pudo identificar al tirador principal a través de la recolección de una huella digital recuperada de una botella de agua desechada en una de las escenas del crimen.

Las pruebas balísticas y de huellas dactilares se utilizaron en el juicio para probar el caso y finalmente resultaron en la condena de 9 criminales. El juez en el caso condenó a los 9 acusados ​​a 390 años de prisión, la sentencia penal más larga en la historia de El Salvador.

Es muy probable que este caso no se podría hacer resuelto sin el uso de la ciencia forense. Por eso la Policía Nacional Civil, con la asistencia del gobierno de los Estados Unidos y la fundación Howard Buffett, está en proceso de llevar su programa forense a un nuevo nivel.

Recuerdo hace tres años, la primera reunión que tuve con el Ministro de Seguridad Landaverde y el Director de la Policía Nacional Civil Coto en la sala de mi casa. Estábamos charlando y les pregunte que si hacía falta una cosa que podía cambiar el juego en la lucha contra el crimen, que es? Sin dudarlo ni un instante me respondieron un laboratorio forense. Desde ese mismo dia tuvimos ese objetivo juntos. En un país tan pequeño es aún más difícil encontrar testigos. Nadie quiere enfrentar las maras, especialmente cuando es casi imposible relocalizar las familias dentro del país. Tengo una filosofía básica. Primero escuchamos a nuestros socios, después trabajamos juntos en un plan de acción. Eso ¿qué significa, ser socios? Socios confiables. Socios de largo plazo que tienen los intereses compartidos en mejorar la seguridad de todos nuestros países.

La respuesta fácil en ese momento en la sala de mi casa era simplemente decir: “tienen razón, pero…” Y como todos nosotros sabemos nada bueno viene después de esa palabra “pero”. Porque después de “pero” vienen todas las excusas y las razones por las cuales no podemos hacer lo que deberíamos. Esa era la respuesta fácil pero eso no fue mi respuesta

Moví a nuestro equipo en la embajada con esta meta. Y les pedí a ellos y desafié a mi equipo para encontrar la manera de armar este laboratorio forense. Y estoy orgullosa que este mes, la PNC comienza la construcción de un laboratorio criminal de vanguardia, valorado en $25 millones de dólares, que incluirá todas las disciplinas forenses tradicionales. Además, el laboratorio del crimen albergará un nuevo laboratorio forense de casos de ADN y una base de datos de ADN criminal.

El ADN es el estándar de oro a nivel internacional cuando se trata de resolver crímenes, utilizado con éxito por los fiscales y han llegado a considerarse como la base de la investigación forense.

El nuevo laboratorio de ADN de la PNC tendrá la capacidad de procesar los perfiles de ADN de los más de 20,000 delincuentes que son arrestados y registrados anualmente en El Salvador, y se construirá una base de datos nacional de ADN criminal la cual servirá como una herramienta adicional para vincular las escenas del crimen, identificar a los delincuentes violentos y exonerar a los inocentes.

Esta conferencia es una oportunidad para actualizar estos conocimientos que es una de las herramientas más valiosas para su trabajo, para compartir buenas prácticas y, conocer las nuevas tendencias en la lucha contra el crimen. Las organizaciones delictivas encuentran constantemente nuevas maneras para evadir la ley. Son más y más furtivos al cometer sus actividades delictivas y por lo tanto ustedes tienen que ser igual de innovadores para encontrar nuevas maneras de detenerlos.

La constante actualización y una red de contactos efectiva son esenciales para estar en la vanguardia. Aprovechen este momento para forjar estas alianzas. Todos ustedes han tomado un juramento, de defender a los indefensos, de buscar justicia para las víctimas, de proteger los valores fundamentales sobre los cuales hemos construido nuestras naciones. Han asumido un trabajo que a menudo no se reconoce.

Y la base de estos esfuerzos es tener una legislación eficaz, moderna, y que responde a las nuevas necesidades de los aplicadores de la ley. Aplaudimos la iniciativa de la Asamblea Legislativa por haber desarrollado una propuesta bien concebida para garantizar que la información que necesitan se puede coleccionar, utilizar e incluir en los casos más importantes que los salvadoreños querrán ver resueltos. Es más, esta es la propuesta de ley más sólida para la recolección de ADN en todo latinoamérica y que puede impulsar a El Salvador como un líder en la región en este tema.

En nombre de los Estados Unidos de América quiero agradecerles por su compromiso, su sacrificio y su dedicación desinteresada. Sabemos que el trabajo que hacen no es fácil. Sabemos que tienen la carga de acompañar a las personas en el peor momento de sus vidas. Sabemos que cargan con la esperanza de innumerables víctimas cuyos casos no quieren dejar en la impunidad. Iniciativas como esta conferencia, es la forma en que les agradecemos por toda esa responsabilidad. No podemos llevar esta carga por ustedes, pero sí podemos proporcionarles las herramientas, el conocimiento, las habilidades y las capacidades para ayudarles a ser más fuertes y así poder continuar por este camino.

Porque al final, todos compartimos una misma meta: la de construir países más seguros, más justos, en donde todos nuestros ciudadanos puedan sin temor, hacer realidad sus proyectos de vida.