Discurso de la Embajadora Jean E. Manes en el Lanzamiento del Proyecto para la Protección y Calidad de Cuidado de la Niñez.

Discurso de la Embajadora Jean E. Manes en el Lanzamiento del Proyecto para la Protección y Calidad de Cuidado de la Niñez

November 13, 2018

Ministry of Foreign Affairs.

Es un verdadero honor estar aquí esta mañana en el lanzamiento de un proyecto verdaderamente único para la cooperación americana en El Salvador. Si bien hace tiempo que conocemos y apoyamos la importancia de proteger a los niños salvadoreños, esta es la primera vez que el gobierno de los Estados Unidos apoya un proyecto específicamente enfocado en este problema crítico de desarrollo y quisiera compartir con ustedes una pequeña anécdota de Samuel.

La familia de Samuel, vendía madera, y un día Samuel recogió una cuña de acero que su padre ocupaba para talar árboles. En vez de ir a guardar la cuña, como lo debió de haber hecho, la calzó entre las ramas tiernas de un joven nogal que crecía en su jardín.

Pasaron muchos años, el niño se convirtió en adulto y el nogal creció hasta convertirse en un gran árbol. Una noche hubo una tormenta. No fue una tormenta muy fuerte, pero para la sorpresa de Samuel, al día siguiente vio que el inmenso nogal se había partido en dos. Extrañado fue a investigar, y al inspeccionar más de cerca vio como en la parte donde se había separado el tronco, se encontraba una cuña metálica que años atrás había dejado olvidada. El tronco del nogal había crecido alrededor de la cuña y como consecuencia, las fibras del tronco no se lograron formar con la fuerza necesaria para sostener las pesadas ramas del nogal. Cuando vino la tormenta, la estructura del tronco cedió y el peso de las ramas hizo el resto.

El nogal se partió en dos.

Este proyecto que lanzamos hoy junto a Whole Child International apoya directamente al Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia, ISNA, para ayudar a los niños y adolescentes que tienen bajo su cuidado, a superar las situaciones difíciles por las cuales han tenido que pasar y que, justo como el nogal, les han dejado cuñas que pueden afectarles en el futuro.

Sin embargo, el pasado de estos niños no tiene por qué definir su futuro, y es nuestra obligación como representantes de nuestros gobiernos, como adultos, ayudarles en el delicado camino de la recuperación.

Sabemos que la atención adecuada de la primera infancia tiene un impacto que se extiende en todas las facetas del desarrollo personal, incluyendo los logros educativos, mayor productividad económica y mayor capacidad para planificar a largo plazo y maneras más constructivas de resolución de problemas.

Lo que estamos haciendo con este programa va más allá de abordar las dificultades de individuos, es cambiar el tejido social a largo plazo, porque la integridad de ese tejido depende de la integridad de cada hilo individual que lo conforma. Estos niños son hilos importantes en el tejido de la sociedad salvadoreña. Enfrentan inmensos desafíos y se merecen nuestro mejor esfuerzo y trabajo en conjunto, para asegurar que estas experiencias no definan su futuro.

El apoyo al desarrollo emocional de niños para que se conviertan en adultos sanos es un componente esencial para romper el ciclo de violencia. Retomando la anécdota, sí, tenemos que trabajar en sacar las cuñas, pero con una visión a largo plazo de evitar que estas cuñas existan en primer lugar.

Eso, es prevención.

La prevención del delito no es una iniciativa única, es una visión que requiere un enfoque sistemático para construir comunidades sólidas y seguras, y es una estrategia que debe comenzar realmente temprano en la vida de un niño. Por eso a través de nuestra Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, apoyamos esta iniciativa con un monto de $4.9 millones de dólares, para proveer capacitaciones y entrenamiento.

La considerable experiencia de Whole Child en la implementación de prácticas de cuidado infantil basadas en evidencia y adaptadas a las necesidades de El Salvador ya ha demostrado el impacto positivo que pueden tener las relaciones de cuidado en el desarrollo de los niños. El compromiso de ISNA de institucionalizar estas prácticas y sistemas en sus centros de atención y la asistencia a las familias vulnerables demuestra la importancia fundamental de esta actividad.

Seguimos comprometidos en apoyar los esfuerzos salvadoreños para construir una sociedad en la que los salvadoreños tengan estabilidad económica y se sientan seguros de tener una vida en El Salvador. Consideramos nuestro apoyo como una inversión directa en las familias, los niños y el futuro de El Salvador. Un futuro más seguro, más saludable y más pacífico para los niños y las familias salvadoreñas aquí en casa.

Muchísimas gracias.