Discurso de la Embajadora Jean E. Manes en la inauguración de la nueva operación de teñido textil

Inauguración de la Nueva Operación de Teñido Textil de Hanes

Ambassador Jean Elizabeth Manes

Discurso de la Embajadora Jean E. Manes en la inauguración de la nueva operación de teñido textil

 

Es un gran placer acompañarlos esta mañana en la inauguración de la ampliación de una de las plantas más importantes para Hanes a nivel internacional.

El año pasado tuve la oportunidad de conocer las instalaciones de Hanes y estaba muy impresionada de ver lo verde que es el complejo industrial. Están rodeados por la naturaleza y lo primero que vi al llegar a la puerta principal, fue una ceiba enorme, de cientos de años. Y estaba muy impresionada al ver todos los árboles, los jardines y los edificios modernos porque esta no era la imagen que yo tenía de una fábrica de textiles.

La industria textil tiene el potencial de convertirse en una industria generadora de cambio, si se enfoca en la búsqueda de generar valor agregado a través de la sostenibilidad ecológica y la creación de empleos calificados. Hanes ha descubierto estas oportunidades y promueve la movilidad interna de sus empleados, y es por eso que ahora cuentan con gerentes que empezaron en la empresa como auxiliares de bodega.

Sin embargo, para lograr esto se necesita de un liderazgo que busca alcanzar sus metas junto a sus colaboradores, realzando a todos los miembros de la empresa a través de la educación, ofreciendo oportunidades para que puedan demostrar sus habilidades en diferentes ámbitos. A esto es a lo que nos referimos cuando hablamos sobre desarrollar el talento humano, brindándoles un espacio que fomente la educación, el aprendizaje continuo y apoye los esfuerzos de auto-superación.

Esta inversión de 5.2 millones de dólares creará 215 nuevos empleos, pero el beneficio no se queda solo con el empleado, porque Hanes considera que el bienestar de las familias de sus trabajadores es esencial para el crecimiento de la empresa. Estos valores se ven reflejados en sus extensos programas de educación continua, en los beneficios de salud a través de su clínica empresarial y en las actividades que realizan para las familias de todos sus empleados.

Todo este acercamiento integral es lo que ayuda a construir una comunidad y por lo tanto el impacto positivo que tiene esta empresa va más allá de este complejo industrial. Este es el tipo de inversión que aprovecha los recursos de El Salvador, pero que además promueve el desarrollo del país a largo plazo, apostándole a una fuerza laboral más capacitada e impulsando un clima corporativo responsable.

Si bien todavía existe este modelo de maquila anticuado, con condiciones inadecuadas de trabajo, en donde el empleado es solo un número y no una persona, Hanes ha demostrado que no tiene que seguir siendo así. Este es un ejemplo de una empresa socialmente responsable que pone primero a sus empleados y al medio ambiente y que sigue siendo una marca altamente rentable, líder a nivel mundial.

No toda inversión es igual.  Pero los altos estándares es algo que nosotros como consumidores debemos de exigir de todos los productores. Justamente ayer leí un informe sobre los millennials, y veo una cantidad de millennials aquí presentes. Y este informe habla sobre la importancia de los valores a la hora de comprar una marca. Y el valor número 1 en la lista de lo que les importa a los millenials es como la empresa trata a sus empleados. Número uno. Tenemos una responsabilidad como compradores de apoyar y elegir las marcas socialmente responsables que comparten nuestros valores, que le apuestan al desarrollo de El Salvador y que buscan la sostenibilidad a largo plazo.

El sector privado juega un rol muy importante para el crecimiento económico de El Salvador al ser los generadores de fuentes de empleo. Expandir las oportunidades económicas a través de la inversión le permitirá a un mayor número de salvadoreños, gozar de un ingreso estable a largo plazo, y esto se traduce a mejores medios de vida para los trabajadores y sus familias.

Este es un elemento esencial para alcanzar la meta que todos compartimos, de tener un país más seguro con un mejor clima de inversión, donde todos los salvadoreños tengan oportunidad de hacer realidad sus proyectos de vida. Espero que esta inversión sirva como una oportunidad de potenciar el desarrollo y de sentar las bases para la industria textil del futuro.

Muchas felicidades y muchísimas gracias.