El Fondo de Embajadores para la Preservación Cultural patrocina la restauración de la Casa Barrientos en Izalco

El Fondo de Embajadores para la Preservación Cultural patrocina la restauración de la Casa Barrientos en Izalco

La Casa Barrientos, en la ciudad de Izalco, Sonsonate, fue declarada Monumento Nacional el 10 de octubre de 1991. Actualmente está siendo restaurada gracias al Fondo de los Embajadores para la Preservación Cultural y bajo la dirección de una mujer salvadoreña, la arquitecta Sara Paredes. La arquitecto Paredes es becaria FANTEL y posee una maestría en eficiencia energética y medioambiente sostenible de la Universidad Ramón Llull, de Barcelona.

La Encargada de Negocios, Jean Manes, junto al alcalde de Gobierno Municipal de Izalco, Sergio Arias, se reunieron con la arquitecto Paredes y su equipo 100% local, para ver de primera mano los avances en la restauración de este monumento. Las obras consisten en la estabilización del inmueble, instalación de un equipo de seguridad, sistema contra incendios, aires acondicionados y luminarias.

El Fondo de los Embajadores para la Preservación Cultural es un programa del Departamento de Estado que apoya la preservación de sitios arqueológicos, edificios y monumentos históricos, colecciones de museos y formas de expresión cultural tradicional, como lenguas y artesanías indígenas. Esta subvención es entregada anualmente, por parte de el Gobierno de los Estados Unidos, a través de sus Embajadas, a proyectos que compiten en todos los países del mundo. El proyecto de la Casa Barrientos fue elegido entre otros 21 proyectos a nivel mundial. Esta es la decimosegunda ocasión que El Salvador recibe este premio. Estados Unidos otorgó $245,750 para realizar este proyecto con el que se espera que, además de seguir siendo un importante monumento nacional, la histórica Casa Barrientos se convierta en un centro cultural para Izalco.