Fondo del Embajador para la Preservación Cultural 2019

Discurso de la Embajadora Jean Manes en la entrega del Fondo del Embajador para la Preservación Cultural 2019

 

Para mi es increíblemente emocionante estar aquí esta mañana, en especial porque la arqueología siempre ha sido una pasión mía.

Y nos ha dado mucho orgullo tener la oportunidad de apoyar la restauración de un sitio histórico tan importante como Cihuatán.

Lugares como este cuentan historias.

Y no es difícil imaginarnos un día en la vida de los habitantes de Cihuatán.

En donde algunas familias construyen casas.

Algunos salen temprano para ir a traer las conchas desde los manglares costeros con las cuales fabrican la cal que utilizan para repellar las paredes de su casa.

Otros salen a pescar en los ríos que rodean este sitio.

Otros van hacia el campo a cosechar el maíz.

Todo esto lo sabemos gracias a todo lo que se ha descubierto en Cihuatán y en otros sitios arqueológicos en El Salvador. Sabemos que les gustaba el juego de pelota porque hay canchas para este juego ritual.

En Cihuatán, se ha encontrado rastros de maíz, frijoles, ayote, chile, alimentos que siguen siendo parte de la comida salvadoreña hoy en día.

Pero también se ha encontrado algo muy excepcional: semillas de jiquilite.

Jiquilite, es la planta de la cual se obtiene el añil,

que ha de haber sido un producto comercial muy importante para teñir ropa, pintura, incluyendo pintura corporal.

Y en los últimos años esta técnica de teñir está resurgiendo.

Yo tengo algunas prendas con añil y es increíble pensar ese color que todavía utilizamos se originó en lugares como este hace cientos y cientos de años.

Hasta donde se sabe, Cihuatán es el único sitio mesoamericano donde se ha encontrado evidencia directa de esta planta, y eso lo vuelve un hallazgo muy emocionante.

Sabemos que tenían un mercado en donde intercambiaban sus bienes, y sabemos que los techos de los edificios en esta zona eran de paja.

La población de Cihuatán era de decenas de miles de personas, y no es difícil imaginar el inmenso mar de techos de paja que se extendían a distancia en la gran zona residencial que rodeaba el centro monumental de esta ciudad.

Imagínense cuánto más podemos descubrir si seguimos estudiando este parque arqueológico y los otros sitios que existen en todo El Salvador.

Imagínense la posibilidad de ver miles de años al pasado y darnos cuenta que hay tradiciones y prácticas que iniciaron aquí en esa época.

Esto se conoce como herencia milenaria.

¿Qué más se puede descubrir sobre El Salvador?

¿Qué más pueden descubrir sobre ustedes mismos aquí?

Yo pienso que hay pocas cosas más emocionantes que saber esto. Para el gobierno de los Estados Unidos ha sido un inmenso placer apoyar al parque arqueológico A través del programa del Fondo del Embajador para la Preservación Cultural, el cual reconoce el valor de la herencia cultural de otros pueblos y busca conservarla como un legado para futuras generaciones.

En 2019, seguimos apoyando a Cihuatán en un nuevo proyecto en el cual se realizará escaneo aéreo utilizando la nueva tecnología láser llamada LIDAR, para generar mapas aún más detallados de los sitios arqueológicos de Cihuatán y Las Marías, algo que sin lugar a dudas ayudará con la preservación.

Quiero agradecer al Ministerio de la Cultura y FUNDAR por apoyar esta noble misión, y agradezco especialmente al equipo de Cihuatán por el trabajo que llevan a cabo cada día.

Y por último pero no menos importante, quiero agradecer a todos los jóvenes de Cihuahack.

Las aplicaciones que ustedes están desarrollando ahorita son increíblemente importantes para dar conocer al legado de esta ciudad ancestral. Pero también para demostrar que este sitio es un sitio vivo, y hay muchas personas que ahora pueden tener la oportunidad de descubrir y disfrutar este sitio tan especial.

Muchas gracias a todos por su dedicación, compromiso y pasión por preservar la historia, por preservar este lugar de cosas preciosas que llamamos El Salvador.