Fronteras Pedro de Alvarado y La Hachadura más modernas y seguras

El SALVADOR – Los gobiernos de la República de El Salvador y la República de Guatemala, con el apoyo de Estados Unidos, inauguraron esta mañana las mejoras de infraestructura realizadas en las fronteras La Hachadura, del lado de El Salvador, y Pedro de Alvarado, del lado de Guatemala, que facilitan el comercio, el control aduanero, la seguridad y la atención a los usuarios y migrantes, con el objetivo de contribuir a las metas del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte.

Las mejoras realizadas en ambos puestos fronterizos incluyen la modernización en el proceso de importación, exportación y paso de mercancías, mediante la implementación de la Tecnología de Identificación de Unidades de Transporte por Radiofrecuencia (RFID, por sus siglas en inglés). Asimismo, se ha logrado el ordenamiento vial y logístico que se prevé reduzca el tiempo de paso por las fronteras en un 40 por ciento y los costos de transporte y logísticos en un 30 por ciento, en beneficio de los sectores transportistas, importadores y exportadores, servicios logísticos y aduanales.

Además, en el tema de seguridad, la nueva iluminación de los recintos de las fronteras y sus alrededores brinda a los transportistas mayor seguridad en el cruce de fronteras. Por otra parte, el establecimiento de la red de aire acondicionado ha mejorado las condiciones para la atención de usuarios y de trabajo del personal de aduanas. Esta mejora significativa es gracias a los sistemas fotovoltaicos que operan de manera eficiente y económica, lo que se evidencia con la reducción del gasto en energía eléctrica en aproximadamente 35 por ciento.

En lo que respecta a las instalaciones de la Policía Nacional Civil en La Hachadura, se han mejorado las condiciones de trabajo para la Policía Nacional Fronteriza y se han construido dormitorios y una sala lúdica con el fin de atender a menores y familias que necesitan concluir sus procesos aduaneros y no tienen un lugar seguro donde pernoctar.

La inversión del Gobierno de Estados Unidos en las mejoras de infraestructura se estima en aproximadamente $3.3 millones de dólares, con una importante aportación de contrapartida de los gobiernos de Guatemala y El Salvador.  

El acto de inauguración de las iniciativas de modernización y seguridad fue presidido por el Ministro de Hacienda de El Salvador, Carlos Cáceres; el Superintendente de Administración Tributaria de Guatemala, Abel Cruz; el Secretario General de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (SIECA), Melvin Redondo; los embajadores de los Estados Unidos en El Salvador y en Guatemala, Jean Manes y Luis Arreaga, respectivamente, y el Presidente de la Federación Centroamericana de Transporte (FECATRANS), Héctor Fajardo.

Al evento asistieron funcionarios de gobierno, representantes de organizaciones de cooperación internacional, representantes de gremiales de importadores y exportadores, transportistas y de servicios logísticos entre otros interesados en conocer de primera mano las mejoras implementadas en el marco de la Estrategia Centroamericana de Facilitación de Comercio y compromisos de los países establecidos en el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte.

El Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte es un plan diseñado, financiado e implementado por los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras. Estados Unidos apoya el Plan de la Alianza para la Prosperidad mediante la alineación de sus programas de cooperación en función de los objetivos del mismo. Su principal objetivo es mejorar la calidad de vida de los habitantes de estos países mediante la creación de oportunidades económicas. Las acciones estratégicas del plan se enmarcan en cuatro ejes: desarrollar el capital humano, dinamizar el sector productivo, mejorar el acceso a la seguridad y la justicia y el fortalecimiento institucional.