Inauguración del Centro Escolar Jutta Steiner de Toruño

Discurso de la Embajadora Jean E. Manes en la Inauguración de la Ampliación del Centro Educativo Jutta Steiner de Toruño


Hace dos años, en octubre de 2016, estuve presente en la inauguración de esta escuela y del primer bachillerato tecnológico en Ciudad Arce. Es más, inauguramos el primer bachillerato en todo el Municipio, algo que yo sé que todos los habitantes de Ciudad Arce habían tratado de conseguir durante muchos años y que gracias al apoyo de Indufoam se pudo hacer realidad.

Es sinceramente una gran alegría estar aquí de nuevo para celebrar la inauguración de dos nuevas aulas para bachillerato y una nueva cocina. Porque lo que celebramos no es el edificio en sí. Lo que celebramos es que los niños de Ciudad Arce y de las comunidades aledañas tendrán la oportunidad de hacer realidad su máximo potencial.

En mi carrera he visitado muchos países y puedo decirles con certeza que la juventud salvadoreña es increíblemente talentosa y nunca nos dejan de sorprender. Son impredecibles en la mejor manera posible, y han demostrado que lo único que necesitan es apoyo para materializar sus ideas y talentos.

Lo pueden ver aquí mismo en Ciudad Arce. El año pasado, tres estudiantes de este Centro Escolar concursaron por la oportunidad de participar en la Olimpiada Mundial de Robótica. No solo compitieron, sino que también ganaron el primer lugar a nivel nacional, y Karen, Kevin y Carlos fueron elegidos para representar a El Salvador en la Olimpiada Mundial de Robótica que tuvo lugar en Tailandia y que reúne a chicos y chicas de más de 60 países.

En tan solo dos años, esta comunidad pasó de no tener un bachillerato, a competir a nivel mundial en el área de la robótica. Ese logro fue fruto de la dedicación, determinación y disciplina de estos chicos, y nosotros lo único que hicimos fue darles la oportunidad de aprender.

Imagínense todo lo que se podría lograr si existieran más iniciativas como estas, porque cuando les digo que la juventud puede alcanzar cosas inimaginables lo digo en serio, no somos capaces de imaginar que tan lejos van a ir.

Quiero agradecer mucho al Ingeniero René Toruño, a Jutta Steiner de Toruño, y a Indufoam, por su generosidad y su compromiso con el futuro de El Salvador, al creer en los jóvenes salvadoreños y ver en ellos el mismo talento que nosotros vemos. Y quiero invitar a que más empresas se unan a iniciativas como estas, que le apuesten a la juventud, porque no hay nadie que se merece más nuestros mejores esfuerzos que ustedes.

Junto al pueblo salvadoreño, desde la Embajada de Estados Unidos trabajamos para prevenir el crimen y la violencia, generar oportunidades económicas y promover la gobernanza democrática, de modo que las personas puedan construir una vida mejor aquí mismo, en su país. Y con esto quiero cerrar mis palabras agradeciendo a todos los maestros aquí presentes. Porque como todos sabemos son los maestros que cada día están invirtiendo también en ustedes. Y agradecemos a todos su compromiso y dedicación y su fe en estos jóvenes y en esta comunidad. Y de nuestra parte es un gran placer participar, contribuir y juntar los esfuerzos salvadoreños y este centro educativo es simplemente un ejemplo más de este compromiso. Ahora todo está en sus manos. Los logros que ustedes van a alcanzar están en sus manos y de nuestra parte creemos en ustedes y estamos aquí apoyando,

Muchas felicidades y muchísimas gracias.

Vea aquí el video del discurso: