Lanzamiento de la Visión para el Centro Histórico de San Salvador

Martes 2 de Abril, 2019
Teatro Nacional

Palabras de la Embajadora Jean Manes en el Lanzamiento de la Visión para el Centro Histórico de San Salvador

Es siempre un placer visitar lugares como el Centro Histórico de San Salvador y ver cómo poco a poco, resurge la historia de esta ciudad. No hay duda que los centros históricos y los barrios antiguos de las ciudades mantienen un inmenso poder a la hora de construir identidad para sus habitantes. Lo vemos en muchos países alrededor del mundo, en donde se ha hecho un esfuerzo por mantener y recuperar este legado.

Las ciudades cuentan historias y son un reflejo de nuestra cultura, de nuestros valores y también de nuestras creencias. El centro de San Salvador creo que es particularmente fascinante, porque todavía existen fachadas marcadas por los estilos de su época, como ya vimos en el video, y tenemos edificios que tienen elementos coloniales junto a otros que poseen detalles de Art Noveau.

Y también existe un edificio en el centro histórico y quizás algunos de ustedes recuerden este edificio. La Dahlia. ¿Cuántas personas recuerdan la Dahlia? Casi todos. ¿Y desde hace cuánto tiempo la han visitado? Puede ser que hace algunos años ya. Fuimos una noche a un evento cultural a la Dahlia, y al entrar a ese lugar tan histórico, se podía ver el encanto de la ciudad de este edificio. Y sin duda precisa restauración, pero el ambiente del lugar fue impresionante. La arquitectura, los azulejos de cerámica originales. El reto es de restaurar sin perder la esencia del lugar.

Creo que es tiempo que los salvadoreños tomen el próximo paso para recuperar el espíritu y orgullo de épocas pasados que vemos reflejados hoy en día en edificio edificios como este Teatro que tiene más de 100 años y crear nuevos momentos y eventos memorables. Tienen la oportunidad de construir un legado y dejar algo mucho más grande para las futuras generaciones.

Existe un vínculo entre el acceso a espacios públicos y la seguridad, porque son en estos espacios en los cuales ciudadanos pueden convivir. Es ahí donde las familias, los jóvenes, y todos los ciudadanos pueden divertirse, conocerse y buscar un futuro compartido.

Hemos visto ejemplos de otras ciudades que han utilizado la arquitectura para transformar sus comunidades. Medellín en Colombia es un ejemplo claro, que alguna vez tuvo la tasa más alta de homicidios en el mundo y que ahora es una de las ciudades más seguras. Es además un modelo de innovación y de una cultura floreciente. Y ya puedo imaginar en pocos años personas de otros países van a viajar a San Salvador para estudiar su modelo, y ver lo que ustedes están haciendo aquí en San Salvador como un ejemplo a seguir.

Estas transformaciones no suceden de la noche a la mañana. Requieren de una visión. De una visión a largo plazo, de un plan de acción concreto, y del compromiso de parte de instituciones a ejecutar esta visión por el bien de todos sus ciudadanos. Porque no se trata solo de iniciar o implementar el proyecto, se trata de trabajar juntos para protegerlo y alimentarlo con ideas, energía, y esfuerzo.

Es un placer saber que ya se están tomando acciones para continuar con el trabajo que se ha iniciado. Debemos reconocer lo que han logrado los que nos antecedieron, y sumar nuestro trabajo a lo ya alcanzado. Muestra también un grado de madurez en su democracia en seguir avanzando en los proyectos. Cualquier logro para ser sostenible tiene que mantenerse, y la recuperación del Centro Histórico de San Salvador no es una excepción.

Es un proyecto ambicioso, y requiere la voluntad de todos los salvadoreños. Necesita el apoyo del gobierno municipal y nacional, y por supuesto requiere de la inversión privada, y ante todo de la sociedad civil.

Para el Gobierno de Estados Unidos ha sido un placer poder apoyar estos esfuerzos. A través de nuestra Agencia Internacional para el Desarrollo, USAID, hemos otorgado 7.4 millones de dólares a Glasswing International, para promover la seguridad ciudadana a través de las intervenciones en el espacio público, incluyendo la transformación del Parque Cuscatlán, que voy a mencionar tenemos la inauguración para el 10 de Julio, para que lo marquen en sus agendas.

Un teatro es solo un edificio, lo que le da vida son los actores y la audiencia. Y los parques necesitan de las familias, de los niños y de los adultos, para que puedan prosperar. Así como una ciudad no es nada sin su gente.

El Salvador necesita a personas comprometidas a trabajar juntos, dejando de lado ideologías y agendas individuales, y enfocarse en lo que es lo mejor para todos. Y he sido testigo de lo que se puede lograr cuando existe la voluntad de trabajar por el cambio.

Yo los motivo a que sigan adelante, a que sigan demostrando este compromiso que tienen con sus ciudadanos, y de parte de los Estados Unidos estamos dispuestos a continuar apoyándolos en esta noble misión de construir un país más seguro con oportunidades para que todos puedan hacer realidad sus sueños.

El centro histórico tiene mucha historia que contar. Pero aún más importante, tiene mucha historia que crear. Y tengo confianza que San Salvador va a ser un ejemplo, un faro, para toda la región si unimos los esfuerzos de todos.

Muchísimas gracias.