Palabras de la Embajadora Jean Manes a la juventud en el Campus de la UNIVO Jaguar de Piedra

Campus de la UNIVO Jaguar de Piedra

San Miguel, martes 7 de mayo, 2019

Les puedo decir con mucha sinceridad que es un gran placer compartir esta tarde con ustedes, hay pocas cosas que me llenan de la misma energía que pasar tiempo con jóvenes como ustedes. En parte porque no hay nada más motivante que ver a jóvenes sobresalir y hacer cosas impresionantes a pesar de las dificultades. Pero también parte porque me ayudan a recordar que los grandes logros son el resultado de muchas personas trabajando individualmente pero para metas similares, de forma perseverante e implacable.

Cuando pienso en la juventud salvadoreña, pienso en una fuerza implacable, un espíritu que desafía la manera en que siempre se han hecho las cosas y se pregunta: y qué tal si lo hacemos diferente? Son una generación de exploradores de nuevos territorios virtuales, de tecnologías innovadoras, y de maneras diferentes de pensar, y El Salvador necesita jóvenes que desafían las normas para crear algo nuevo. Hay muchos jóvenes salvadoreños que están haciendo eso mismo, siguiendo caminos diferentes y demostrando que no hay una sola manera de alcanzar el éxito. Hoy más que nunca ustedes tienen las herramientas para construir su propio futuro principalmente gracias a la tecnología la cual les ofrece oportunidades para aprender habilidades nuevas, compartir sus metas y sueños con personas alrededor del mundo, y forjar redes de jóvenes que, como ustedes, están tratando de seguir sus pasiones.   

Quiero compartir con ustedes una historia sobre dos jóvenes que conocí hace más de un año.  Son de la misma comunidad y ambos crecieron en un ambiente muy similar – en condiciones económicamente difíciles, en una comunidad que carece de muchos recursos. Ambos tomaron caminos diferentes, pero ambos han tenido enorme éxito. Se llaman Mario y Bryan, y para mi representan aspectos importantes del espíritu de la juventud de El Salvador.

Mario, que hoy tiene 19 años, decidió a muy temprana edad que quería hacerse videografo y fotografo. Alguien le regaló su primera cámara, pero tenía que aprender cómo tomar las fotos y grabar los videos. No podía pagarse clases de fotografía, pero si tenía otras herramientas a su disposición: el internet. Aún así, su acceso al internet era limitado, pero aprovechó cada oportunidad para buscar videos en YouTube para aprender cómo mejorar su técnica. Se pueden imaginar, que tomar esas fotos impactantes de estos atletas surfeando una ola, no es nada fácil. Todo está en movimiento constante – el agua, los surfeadores – hay mucho sol y mucho resplandor, y todo sucede en un instante. Y claro, son olas, si la pierdes, no la puedes recuperar.

Al ver la calidad de su trabajo, un visitante de Estados Unidos llevó a Mario a su estudio en Los Ángeles para hacer una pasantía, donde aprendió a perfeccionar su arte. Ahora es una sensación, y cada vez que viene un surfista de fuera y quiere grabaciones de su surf en El Zonte, buscan a Mario. Sus videos se han visto en el internet en ambos países y muchas otras partes del mundo. ¿Poseía talento natural? Seguro. Pero lo más importante es que Mario está trabajando para crear su propio futuro.

 

Existe esta idea de que la clave del éxito es ser increíblemente talentoso, pero la realidad es que el talento es solo una pequeña parte del éxito.

 

Bryan también vino de condiciones humildes. Bryan vivía con su madre en un pequeño pueblo en las afueras de La Libertad y empezó a surfear a los 10 años y aterrorizado de miedo del poder del mar. Pero con el apoyo de su familia y su comunidad, decidió seguir surfeando.

Hace unos años sufrió una pérdida devastadora. Su hermana menor fue víctima de un tiroteo aleatorio en el cual falleció, y es una tragedia de la cual todavía no logra recuperarse. Es una realidad trágica que muchos salvadoreños han pasado.  A pesar de todo, Bryan siguió entrenando y en medio de esta tragedia, Bryan ganó el campeonato de surf de El Salvador en el 2014.

Desde entonces Bryan ha continuado entrenando y participando en un competencias internacionales y está en la misma categoría que los mejores surfistas del mundo. Es un nombre que se ha ganado, trabajando por horas para afinar su talento natural, y ahora se está preparando para representar a El Salvador en las Olimpíadas. Sin duda Bryan cuenta con mucho talento.  Pero lo más importante es que Bryan también está trabajando para crear su propio futuro.

Podría contarles centenas, hasta miles de historias similares de jóvenes salvadoreños que han decidido no esperar a que alguien les ofrezca una oportunidad — han tomado las riendas de su propio destino y han utilizado su talento y su creatividad para algo que nadie creía posible.

Es fácil ver a estos jóvenes y decir: wow, que suerte!

Nosotros tenemos un dicho en inglés: la suerte es cuando la preparación se encuentra con la oportunidad.

Pero la preparación implica disciplina, dedicación, saber aprovechar el tiempo, y un compromiso a la mejora constante. A ver, levanten la mano, cuántos de ustedes aquí tienen acceso al internet, ya sea desde sus casas o su celular?

Cuántos de ustedes ven videos en YouTube?

Ahora, cuántos de ustedes ven videos en YouTube para aprender alguna habilidad nueva?

Veo que algunos de ustedes tuvieron la misma idea de Mario, porque eso fue lo que hizo él, buscar videos en youtube para aprender sobre fotografía.

Tener talento si es importante, pero no es lo más importante. Puede ser la chispa que arranca el motor, pero lo que alimenta este motor es la pasión. La pasión por perseguir un sueño es lo que le ayudó a encontrar las soluciones para los obstáculos que tenía en el camino para convertirse en fotógrafo.

Mario lleva años preparándose, utilizando sus recursos limitados, pensando de forma creativa para encontrar soluciones a sus obstáculos. Lleva años tomando fotos, ahorrando para comprar nuevas cámaras y nuevos lentes. Y por lo tanto cuando le vino la oportunidad de tomar la pasantía, fue capaz de aprovecharla.

Y Mario tenía que empezar con algo que le daba miedo al principio, y no estaba seguro que podía alcanzarlo. La suerte no existe, se hace, todos los días, cuando elegimos preparanos para alcanzar nuestros sueños y nuestras metas. Cuando aprovechamos al máximo todos nuestros recursos: nuestro talento, nuestra habilidad, nuestro tiempo, y decidimos construir algo con esto. Podemos quedarnos esperando una vida entera por una oportunidad. O podemos decidir hacer todo lo posible por crearnos nuestra propia oportunidad.  

Ustedes tienen a la disposición unas increíbles herramientas, son la generación más interconectada de la historia de la humanidad, con la capacidad de construir y liderar redes, de desarrollar nuevos servicios, de sobrepasar fronteras que antes eran imposibles. Esas redes les ayudaran a solucionar problemas que nunca podrían resolver solos. Utilicen estas increíbles herramientas para encontrar las soluciones a los problemas que ustedes comparten.

Utilicen estas herramientas, para hacer escuchar su voz.

El Salvador necesita una fuerza transformadora, generadora de cambio, dispuesta a crear un futuro a través de la innovación y la creatividad.

A veces pensamos que las cosas más nuevas e innovadoras provienen siempre de países grandes. Pero en realidad ser pequeño también tiene sus ventajas, porque los países pequeños tienen la capacidad de aprender y adaptarse de forma más rápida, y de impulsar nuevas formas de hacer las cosas. Hay formas de capitalizar sus ventajas naturales, solo se trata de pensar y actuar de forma diferente. Y la tecnología a la cual tienen acceso ahora es capaz de reducir drásticamente el tiempo, el costo, y los obstáculos para crear nuevos prototipos, servicios, apps, y productos que el mundo quiere adquirir.

¿Qué recurso de energía posee El Salvador en abundancia? Lo hemos sentido mucho esta semana santa porque ha hecho mucho calor. 

El sol.

En este preciso momento, gracias a la investigación de la Universidad de Rutgers, la Universidad Don Bosco y la empresa salvadoreña IMFICA, El Salvador cuenta con un prototipo de colector solar creado por salvadoreños, con materiales salvadoreños, que poseen la misma capacidad de homólogos disponibles en el mercado global y al mismo precio. Encontrar fuentes de energías renovables que sean económicamente y ecológicamente sostenibles es un sueño para todos los países en el mundo, y El Salvador ya tiene esta tecnología.

¿Por qué no puede El Salvador ser un líder en nuevas tecnologías innovadoras? ¿Por qué no puede El Salvador ser un ejemplo en la promoción de nuevos enfoques en el medio ambiente para un crecimiento económico sostenible?

No hay ninguna razón para que no lo sea. Es más El Salvador cuenta con el primer edificio completamente autosuficiente en su producción de energía en Centroamérica. El primer edificio cero energía neta en toda Centroamérica. Este edificio fue desarrollado y construido aquí, en El Salvador, en la UCA, y es un ejemplo increíble de la habilidad de liderazgo que existe en este país.

La clave ahora está en multiplicar estos logros y convertirlos en modelos a seguir.

¿Por qué no puede El Salvador ser un centro turístico como Costa Rica? Tienen un país hermoso, yo sé porque he visitado cada departamento de El Salvador. He conocido sus playas, sus montañas, sus volcanes. Y si creen que el tamaño es un problema les aseguro que no. No hay muchos lugares en el mundo donde puedes surfear en las mañanas, almorzar en un volcán y cenar en un centro histórico.

Uno de los grandes disuasores para el turismo es la situación de seguridad en El Salvador. Sin embargo hay avances considerables en este rubro. En los últimos tres años los homicidios se han reducido en un 52%, una trayectoria que continúa en 2019. Y todos los indicadores de otro crimen violento también disminuyeron en el mismo periodo. Y a la vez, en el 2018 hubo un aumento del 14% en turistas desde Estados Unidos. Estas son señales de que el rumbo del país está cambiando, poco a poco, y que un país libre de violencia es posible.

¿Por qué no puede El Salvador tener una industria cinematográfica como México? Les aseguro que no es por falta de historias por contar. Y hay personas con gran talento que están impulsando este sector con bastante fuerza en este mismo momento.

El Salvador ya cuenta con todo lo que necesita para convertirse en una economía del futuro. Pero para que eso suceda no se puede depender del pasado. Ustedes pueden no querer ser cineastas o surfista. No es eso lo que importa. Lo que importa es que desarrollen las mismas características que ellos y muchos otros que han logrado algo tienen en común – el deseo de trabajar para crear su propio futuro, el valor de seguir sus pasiones, de desarrollar sus talentos, de explorar nuevas tecnologías.

Ustedes son los protagonistas de esta visión para el futuro, y tienen que exigir que tengan todas las oportunidades para obtener el éxito. Abranse camino en los espacios de decisión. A veces eso puede ser en las mismas universidades, busquen las plataformas para expresar sus necesidades, para proponer soluciones o para ofrecer alternativas a sus opciones actuales.

Busquen espacios en sus comunidades, en sus trabajos, en las instituciones gubernamentales. Ejerzan su derecho como ciudadanos de participar en las tomas de decisiones de la manera más directa posible. El Salvador tiene muchas asociaciones de jóvenes que buscan participar en diferentes sectores de la sociedad, en la política, a nivel comunitario y gremial.

Porque sí existen cosas que limitan su creatividad y su talento. La corrupción, la ineficiencia burocrática, la falta de transparencia y comunicación en las decisiones que les afectan de forma directa a ustedes, como por ejemplo el acceso a la educación y a financiamientos.

Insistan en que obtengan lo que necesitan del gobierno para prosperar. Insistan en que se establezcan las políticas que promuevan el crecimiento y que permitan que sus habilidades y creatividad florezcan. Insistan a que los involucren en la toma de decisiones, porque ustedes son los creadores de empleos, los generadores de cambios, los impulsores de la innovación.

Ustedes son parte de una generación que tiene expectativas diferentes. Ustedes esperan más de parte sus servidores públicos, de sus líderes electos, ustedes esperan que sirvan poniendo el bienestar de todos ustedes y su pueblo en el centro de todo lo que hacen.  

El momento es ahora y necesitan dar un paso adelante y ser parte la fuerza transformadora de este país.

Al final, no solo yo creo en ustedes. Hay miles de personas que saben que lo que necesita este país para salir adelante, son ustedes. Porque el momento para seguir en los pasos de sus ejemplos o crear su propio camino hasta el suceso es ahora. Su futuro es hoy.  Muchas gracias.