Palabras de la Embajadora Jean Manes en el evento de donación de 500 cámaras corporales a la PNC

Antes de empezar quisiera felicitarlos por el mes cívico que está celebrando El Salvador. Siempre me impresiona como ustedes cantan su himno nacional. En los Estados Unidos no tenemos esta costumbre pero creo que es algo que nosotros podemos aprender de El Salvador porque me encanta escuchar a las personas cantar su himno.

También quiero mencionar que cuando estaba entrando al “Castillo”, el Director Coto me preguntó cuántas veces había venido ya. A estas alturas, yo ya no puedo recordar cuantas veces he venido, porque la Policía es una institución muy importante para mejorar la seguridad del país. Estoy aquí casi todas las semanas, todos los meses, participando en un evento con la policía. Es algo fundamental que nosotros estamos apoyando y este evento del día de hoy es un elemento más de cómo estamos apoyando a la Policía en este país.

Además, como algunos de ustedes saben, mi hermano es miembro de la policía en Estados Unidos desde hace más de 25 años, y siempre me he sentido en casa aquí.

Tenemos una filosofía básica en la Embajada de Estados Unidos en El Salvador: estamos aquí para apoyar los esfuerzos salvadoreños. Y para el Gobierno de Estados Unidos es un placer poder apoyar los esfuerzos de transparencia de la Policía Nacional Civil.

Esta mañana hacemos entrega de 500 cámaras GO Pro que ayudarán a la PNC a reforzar su profesionalismo y garantizar la integridad de futuros operativos.

La PNC cuenta además con una política de uso de cámara la cual fue creada por un grupo de trabajo conformado por miembros de la Policía Nacional Civil y nuestra Oficina Internacional de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley, INL.

Nuestra propia experiencia en Estados Unidos nos ha demostrado los resultados positivos de este tipo de procedimiento. Desde la implementación de las políticas de uso de “Body Cams” en Estados Unidos hemos podido ver una reducción considerable en incidentes de uso de fuerza excesiva en las regiones donde su uso ha sido implementado.

Por ejemplo, en el departamento de policía de Rialto en Los Ángeles hubo una reducción del 60% de incidentes de uso de fuerza excesiva. Y una reducción del 88% de quejas por parte de la población por uso inapropiado de fuerza o discriminación, lo cual indica un incremento en la confianza pública hacia a la policía.

Los agentes de la policía se enfrentan día a día  a riesgos inimaginables, y esto también es evidente aquí en El Salvador, y este mecanismo servirá tanto para la protección de los agentes así como la de los civiles.

Iniciativas como estas que buscan fomentar la transparencia son un paso importante para la PNC y el cumplimiento de su misión, puesto que la confianza en los “Héroes en Azul” solo se puede generar a través de la transparencia. Y esta confianza es fundamental para la lucha contra el crimen y la violencia en El Salvador, porque la seguridad es una prioridad para todos los salvadoreños y para nosotros.

Esta iniciativa apoya la implementación del Plan El Salvador Seguro y sigue los lineamientos de la Alianza para la Prosperidad así como de los criterios del Gobierno de Estados Unidos para el apoyo en El Salvador.

Queda en evidencia que compartimos una misma meta: la de contribuir a la calidad de vida de todos los salvadoreños al fomentar un entorno en el cual la seguridad se equilibre con las necesidades de la comunidad.

La promoción de la integridad de las diferentes instituciones que conforman a un gobierno es un paso hacia adelante para un El Salvador seguro, justo y próspero.

Muchísimas gracias.