Palabras de la Embajadora Jean Manes en el evento Emprendedores del Triángulo Norte EmprendeTN

Sábado, Septiembre 23, 9:30 AM, IENS-CCSA

En primer lugar, una cálida bienvenida a todos los que nos acompañan el día de hoy, desde El Salvador, Honduras y Guatemala.

Hoy damos inicio a la Conferencia de Jóvenes Emprendedores del Triángulo Norte EmprendeTN. En este evento, los miembros de la Iniciativa de los Jóvenes Líderes de las Américas, conocida como YLAI, pueden intercambiar experiencias y conocimientos, y a la vez buscar mentores, posibles socios de negocios y crear su red de contactos.

YLAI existe porque vimos en ustedes un potencial sin límites. Vimos en la juventud de las Américas una sed de encontrar oportunidades para demostrar que pueden cambiar sus comunidades, sus países, hasta el mundo.

El lema de YLAI lo dice muy claro: Don’t wait for change. Create it.

No hay palabras más acertadas para describir a esta generación de emprendedores convencidos de que son generadores de cambio para ellos mismos y para sus comunidades. Y ese es el empuje que esta región necesita.

En especial porque el emprendedurismo se ha convertido en un modelo de negocio promotor de industrias y generador de empleos a nivel global y que transforma al motor de la economía: la pequeña y mediana empresa.

Tan solo en El Salvador, la pequeña y mediana empresa generó aproximadamente $90 millones de dólares en el 2016. Representan además cerca del 99% del sector empresarial del país, y generan el 67.6 % del empleo total. El 99% del sector empresarial de este país son personas como ustedes.

En mi país las PYMES representan el 99.7% de las empresas y el 48% de los empleados en Estados Unidos trabajan para estas empresas. No existe modelo de crecimiento económico sostenible sin un apoyo robusto a este sector. Esto es porque no hay otro sector que pueda crear empleo y responder a las condiciones del mercado que constantemente fluctúan como lo hacen las PYMES. Ustedes representan el potencial de sus países, el del presente y el del futuro. Siéntanse orgullosos porque con sus pasos, aunque parezcan pequeños, están marcando el camino de sus economías.

El peso que las PYMES tienen quedó más que evidente en la reciente conferencia que tuvo lugar en Miami el pasado junio, en la cual participaron los tres países del triángulo norte y el vicepresidente y en la cual hubo un consenso unánime sobre la necesidad de resolver los obstáculos burocráticos, o como nosotros le llamamos la tramitología, que se interponen en el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas.  

Cada gobierno se fue de la conferencia con acciones y compromisos concretos para alcanzar esta meta. Yo los invito a que se acerquen a sus gobiernos y averigüen qué es lo que están haciendo para crear esas condiciones y eliminar la burocracia – el obstáculo principal para casi cualquier empresa.

Este es el rol de los gobiernos, proporcionar las condiciones óptimas y favorables para que ustedes puedan enfocarse en ser creativos e innovadores porque el futuro de economías emergentes como la de los países de la región son ustedes y personas como ustedes.

Yo crecí en un pequeño negocio familiar y por lo tanto tengo un poco de conocimiento sobre los sacrificios y el trabajo intenso por los cuales ustedes están pasando ahora. Todos los días después de la escuela y los fines de semana iba a trabajar a nuestra tienda en un centro comercial, a veces dormía en la bodega. Yo sé lo difícil y cansado que puede llegar a ser trabajar siete días a la semana sin parar.

Pero fue una experiencia que me ha dejado con muchas lecciones valiosas que quiero compartir con ustedes.

Uno: Vean más allá del mercado local. Piensen en grande. Su cliente es el mundo y si hay un comprador en Mozambique entonces vendan en Mozambique. Ya pasaron los días de pensar solo en su propio país como el único mercado accesible.

Mi punto es: el mundo es suyo. Solo tienen que encontrar su nicho.

Dos: Como ya la hacen ahora, sigan usando la tecnología como un multiplicador de oportunidades. Ustedes todos son millennials. Yo tengo dos millennials, tengo dos hijas y por eso estoy en redes sociales, porque ellas me están enseñando a usarlas. Ustedes son nativos tecnológicos y conocen de primera mano cómo el internet elimina las fronteras.  

No me voy a extender en este punto porque ustedes van a tener expertos en marketing digital hablándoles sobre esta realidad. El mundo virtual es un mercado en sí mismo.

Tres: recuerden que el consumidor moderno no compra un producto. Compra una historia. Especialmente en mi país, en Europa, y los mayores mercados del mundo, ustedes no van a competir con base en el costo, ustedes van a ganar seguidores y clientes porque sus productos cuentan con algo que captura su imaginación y sus emociones y coincide con sus valores.  

Anoche algunos de ustedes conocieron a Violeta Martínez, creadora de Vaiza. Y cada vez que uso su cartera siempre hay alguien que me pregunta al respecto. Esa es una gran oportunidad porque en ese momento yo les cuento sobre cómo este emprendimiento apoya a artesanos locales, sobre cómo utiliza técnicas tradicionales que estaban desapareciendo. Es una oportunidad de contar su historia.

De la misma manera, cada uno de ustedes tiene una pasión que ha plasmado en su producto o servicio. Un pedacito de sus ideas y sueños acompañan a cada persona que decide creer al comprarles algo.

Yo tengo dos objetos colgados en mi oficina como mi inspiración: este llavero y este par de calcetines. Los que trabajan conmigo en la Embajada saben es cierto.

Este llavero representa para mí a una mujer joven empezando su empresa, ayudando a otras mujeres salir de la pobreza, utilizando materiales reciclados. Representa que es posible empezar un negocio propio y hacer lo correcto, ayudando a otros.

Estos calcetines son hechos con botellas plásticas recicladas y representan la nueva economía. Es posible ser exitoso y ecológicamente consciente en la industria textil, utilizando la innovación y la tecnología.

Esto se hace aquí en El Salvador, ahora. ¿Sabían?

Tomen un momento para responderse a ustedes mismos esta pregunta: ¿cuál es la historia que ustedes quieren contar con su empresa? Y ¿cómo es que lo que ustedes producen va a transmitir esta historia?

El último consejo que tengo para ustedes: nunca, nunca, nunca, nunca se rindan. El camino es difícil y puede ser que fracasen, que sus planes no resulten como ustedes pensaban. No se desanimen, porque así es con todos los emprendedores. Tengan clara su meta y busquen inspiración en sus colegas y compañeros que están en el mismo camino como ustedes.  

Durante el resto del día, van a escuchar charlas creativas, inspiradoras, con consejos prácticos de otros emprendedores como ustedes. Estoy segura de que van a salir con nuevas ideas, nuevos socios, mentores, y hasta amigos.

Y para dar inicio a este intercambio, me da mucha satisfacción dejarles con el emprendedor y entrenador Patrick J. McGinnis. Un inversionista de riesgo y capital privado, fundador de Dirigo Advisor, quien ya ha pasado por lo que ustedes están pasando, y que tiene mucho para ofrecer. Aprendan de su experiencia y tomen inspiración de todas las personas aquí presentes.

Y ante todo, sueñen en grande y sean el cambio que ustedes quieren ver en el mundo.

Muchísimas gracias.