Palabras de la Embajadora Manes en el Lanzamiento de la Plataforma de Diálogo sobre Transparencia y Anticorrupción

Esta mañana acompañamos un paso importante para El Salvador, en su lucha contra la corrupción.

La corrupción es un fenómeno mundial que se encuentra en todos los países, y la evidencia muestra que perjudica más a los pobres, frena el crecimiento económico y desvía los fondos de servicios públicos esenciales para el desarrollo, como la educación y la salud. Como fenómeno omnipresente, la cuestión no es si la corrupción existe, sino que nos debemos preguntar, ¿qué van a hacer el gobierno y la sociedad para combatirla?

El Banco Mundial estima que mil millones de dólares estadounidenses son desviados a través de sobornos cada año.

Este es un problema que se tiene que atacar desde la raíz y desde diferentes flancos; es un problema que necesita un esfuerzo unido y estratégico liderado por diferentes sectores a la vez. La plataforma de diálogo sobre transparencia y anticorrupción que lanzamos hoy es parte de los esfuerzos de El Salvador para lograr justo esto.

La prevención de la corrupción también requiere la participación de otros elementos de la sociedad civil, como organizaciones no gubernamentales y comunitarias, el sector privado y, por supuesto, la academia.

Las universidades han sido históricamente en el mundo, y también en El Salvador, agentes para introducir nuevas maneras de pensar, y juegan un papel clave en el desarrollo y fortalecimiento de la paz social.  

En esta iniciativa se unen universidades, partidos políticos, tanques de pensamiento, congresistas, entidades públicas, organizaciones de la sociedad civil y organismos internacionales para que de manera conjunta y constructiva se sienten las bases para un “Acuerdo de País contra la Corrupción”.

Porque un gobierno, para poder recuperar la confianza de sus ciudadanos, necesita dar pasos concretos que buscan garantizar que los servicios públicos estén sujetos a procesos que promuevan la eficiencia, la transparencia y la contratación en función de los méritos. Que servidores públicos una vez reclutados estén sujetos a códigos de conducta. Que se promueva la transparencia y la rendición de cuentas en materia de finanzas públicas y se establezcan requisitos específicos para prevenir la corrupción en áreas críticas del sector público, como el sistema judicial.

Esta iniciativa que lanzamos este día va en respuesta directa a la insistencia por parte de la ciudadanía para que las instituciones públicas sean más transparentes. Porque todos sabemos que la corrupción erosiona las instituciones, pone en peligro la democracia y la paz social, y afecta desproporcionadamente a los más vulnerables. Cuando los recursos de los contribuyentes se desvían para propósitos personales, como comprar casas en la playa, coches de lujos, o tener cuentas en otros países, o viajes que no corresponden, los programas públicos dirigidos a niños y niñas, jóvenes, personas enfermas y gente del área rural se vuelven ineficientes o, en el peor de los casos, no benefician para nada a estas poblaciones.

Hay mucho camino por recorrer en este ámbito en El Salvador. Pero el Gobierno de Estados Unidos acompañará los esfuerzo de los salvadoreños y estoy convencida de que trabajando juntos, gobiernos aliados, sectores privados y públicos, el cambio es una posibilidad real.

Cada día es una oportunidad para decidir el camino que quieren tomar. Cada día es una oportunidad para los funcionarios públicos para ganar y merecer la confianza de sus ciudadanos. Cada día es una oportunidad para todos nosotros de construir los países que queremos, y cada uno de ustedes es alguien importante en la lucha contra la corrupción. Cada uno de ustedes representa a cientos, miles de salvadoreños que están hartos de la corrupción, personas que quieren hacer algo por su país. Que quieren que los funcionarios públicos tengamos estándares diferentes y que no exista impunidad.

Necesitamos apoyar las instituciones que están liderando estos esfuerzos y cada uno puede hacer su parte. Tenemos que apoyar cada parte de la cadena del sistema judicial porque necesitamos que cada parte de la cadena funcione para enviar un mensaje claro a todos que temprano o tarde, la justicia llegará. Para crear un ambiente en donde el funcionario público piense dos veces antes de robar el dinero de la gente y crear un ambiente donde realmente existan estándares diferentes para los funcionarios públicos. Todos estamos en esta lucha alrededor del mundo. El salvador puede ganar esta batalla y de parte de los Estados Unidos estaremos a su lado.