Declaración de la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre