Palabras del Embajador William Duncan