Palabras de Embajadora Jean Manes, en el almuerzo con el Grupo Parlamentario Femenino

¡Buenas Tardes!

Es un privilegio que me acompañen en mi residencia hoy. Desde que vine a El Salvador he estado deseando tener la oportunidad de poder reunirme con ustedes. Les agradezco haber hecho el tiempo en sus apretadas agendas para acompañarme y a mi equipo este día.

Quería reunirme con ustedes, porque reconozco la importancia de la bancada femenina dentro de la Asamblea Legislativa. En Estados Unidos, El caucus de mujeres en el Congreso tiene una impresionante lista de logros legislativos, que van desde la Ley contra la Discriminación por Embarazo, la Ley de Propiedad de Negocios para Mujeres, y la Ley Contra la Violencia en Contra de las Mujeres, por nombrar sólo algunas. Como grupo, ellas también han trabajado fuertemente como defensoras de los derechos de las mujeres en todo el mundo.

En Estados Unidos, las mujeres siguen siendo una minoría en nuestro congreso, alcanzando solamente el 20% de la representación de sus miembros. Sin embargo, debido a que las mujeres del caucus buscan áreas de consenso entre los partidos para el bien de todo el país, tienen un impacto mucho más allá de sus números.

Estoy segura  que ese mismo espíritu pluralista enfocado en metas comunes es lo que une y fortalece a este grupo.

Creo firmemente que este grupo puede tener un papel importante en la transformación de El Salvador. Sheryl Sandberg, la autora de “Vayamos Adelante”, un libro que me inspira a exigirme más  a mí misma tanto profesional como personalmente, lo dijo muy claro: “Necesitamos mujeres en todos los niveles, incluyendo en la cima, para cambiar la dinámica, para replantear el debate, para asegurarnos que se escuche y se haga caso a la voz de las mujeres, en lugar de que sean pasadas por alto o ignoradas”.

Así que durante este almuerzo, espero conocer más sobre sus logros y cómo están trabajando como grupo para garantizar que se escuche y se haga caso a la voz de las mujeres en El Salvador.